El Cementerio de Praga de Umberto Eco

Confieso, sin inhibiciones, mi declarado gusto por los textos medievales que, en su mayoría, se presentan como tratados anacrónicos del pensamiento dogmatizante, por un lado, y hambriento de poder, por el otro; y, en vista de lo tedioso que pudiese llegar a ser tener acceso a ellos en una ciudad tan alejada, sin duda, Umberto Eco es la mejor forma de acecarse al medioevo.

“El viandante que esa gris mañana de marzo de 1897 hubiera cruzado, a sabiendas de lo que hacía, la place Maubert, o la Maub […]”, como señala el autor, hubiera sido testigo de la presencia de un hombre demacrado en vida- o mejor, más muerto que vivo-, con lujosas ropas y un rostro menesteroso de emociones-quizá hasta lleno de arrepentimiento-que yacía postrado en celo de sus preciados documentos. Pues señores, he ahí al capitán Simonini, un piamontés residente en las principales ciudades europeas en el transcurso de su vida, falsificando documentos de toda clase y que sin duda, demostraba un gusto especial por la luminosa Paris, atiborrada de intelectuales, periódicos en auge, intereses políticos de toda clase y un racismo excesivo y peligroso.

RadioSuite


Para Fin De Año….


Por esta época en muchos hogares colombianos no pueden faltar los 14 cañonazos o los 50 de Joselito, pero Sin Pretextos le tiene una alternativa para pasar estas fechas con buena música e iniciar el año nuevo con mucho RadioSuite. 

Después de presentarnos "La Theorié Des Couleurs",   su primer Ep que se podía descargar gratuitamente por medio de su web, llegó la  hora del Lp RadioSuite.

A la navidad

Estamos en navidad, 
época de recogimiento y reflexión
época de parranda
mujeres y mucho licor
llegó otra vez navidad
época de villancicos
buñuelos y natillas 
pero también de niños quemados
alboroto e inundaciones en Barranquilla
llegó otra vez navidad y junto con ella
faroles, velas y estrellas, 
pero también llegaron los robos
los sueños de un niño pobre
las miles de deudas. 

Llegó otra vez navidad 
y junto con ella llegarán regalos

El arte ensimismado


En ese sentido, es verdad lo que afirman tantos: de la historia nadie aprende y la humanidad suele, simplemente, ignorar la experiencia histórica.

TARKOVSKI, Esculpir el en tiempo

Estoy leyendo “Esculpir en el tiempo” de Andrey Tarkovski, parece increíble continuar con él después de hace tanto que he comenzado a leerlo. Pero como el tiempo es relativo es posible que pase todo el año escudriñándolo.

Sobre las palabras del nobel Vargas Llosa

Hay algo que no se puede negar, cuando Vargas Llosa hace literatura o habla de ella su discurso pertenece a las grandes voces universales; así lo expresa en su Elogio a la lectura y la ficción, documento leído en la recepción del premio Nobel, en donde expresa que:

Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola.

Fly Rendón

Me fascina la sangre, en especial la de las personas. Es tan dulce, no muy caliente, no muy fría, en su punto perfecto. Tengo que confesar que la sangre me enloquece y que todo el día pienso en cómo conseguir una gota más. 


Yo soy Fly Rendón y no tengo amigos-sólo compañeros de vuelo-, vivo solo, vuelo solo, consumo sangre solo. Mis dos únicos amigos-los únicos que he tenido en mis 30 días de existencia- fueron masacrados a mano de quién sabe quién. Recuerdo ese día en que Mosco Patiño y Volador Díaz estaban allí, aplastados sobre una pared con sus alas rotas, con la sangre…con la sangre que cubría sus cuerpos-que banquete se habrían dado-, murieron a manos de quien momentos antes había sido su víctima.

Señores críticos: se nos olvidó criticar

Escribir una crítica sobre las propuestas en las tablas del teatro Ibaguereño, se ha convertido en un juego de intereses que recaen en exponer inconformismos personales,  donde se subraya la poca objetividad de  los supuestos textos de carácter crítico, que bajo una tinta  de  tonalidad oscura, actúan bajo el influjo de un sentimiento resentido que desea apuñalar y abortar toda actividad que intente nacer y formarse en esta ciudad. Podemos encontrar en venenosos escritos, todo un conglomerado de patrañas y sátiras que ni siquiera están bien escritas, todo esto con aras a desvirtuar el trabajo de los pocos que se atreven a embarcarse en este arte. Desde luego estos textos que intentan generar juicios de valor de manera objetiva, a través de aspectos de análisis como la semiótica teatral, camuflan por medio de un metalenguaje  la mofa de los “críticos” de nuestra ciudad, quienes en busca de la caída del otro construyen su asenso hacia el pedestal de los seres intelectuales del arte dramático en el Tolima.

Pensando en Remedios

Hace más de 10 años vi por primera vez una exposición de Remedios Varo en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, actual hábitat permanente de gran parte de su obra después de que Walter Gruen, su viudo, la donara en el año 2000. Desde ese momento hasta ahora no dejo de sorprenderme y dejarme encantar por la que fuera parte del grupo “logicofobista” en Barcelona para después entrar en el selecto conjunto de los surrealistas en París.

Remedios Varo nació en 1908 en Anglés, Gerona, estudió en Madrid, se estableció en Barcelona con su primer esposo y en 1937 huyó con Benjamin Péret a París, donde se integró al grupo de André Bretón. Ha sido un tanto olvidada y poco considerada dentro del movimiento surrealista, en parte porque decidió no viajar a Nueva York con el colectivo, prefirió quedarse en México, considerado “el país surrealista por excelencia” en palabras de Bretón.